Jeifree, 12 voltios de energía solar

San Juan del Cesar fue hace tiempo, un epicentro cultural y creativo del Valle del río Cesar. A pesar de su vocación de ciudad importante, tras décadas de un vaivén de arreglos con fines políticos y administrativos, terminó siendo una ciudad secundaria del Departamento de La Guajira. Cuna de trovadores y poetas vallenatos de orgullo nacional, San Juan y sus residentes revivieron el desplome de sus ilusiones hace cinco años cuando una multinacional carbonífera anunciaba, y luego abandonaba, un importante proyecto minero que cambiaría el destino de San Juan. Muchos invirtieron en hoteles, restaurantes y negocios esperando hacer parte de ese desarrollo económico por la explotación del subsuelo que tanto ha alborotado los sueños guajiros. Nada ocurrió, solo la quiebra.

Una ciudad de historia y llena de historias que alberga un pequeño y joven colegio, la I.E. José Eduardo Guerra. En ese colegio escasea todo, al punto que la falta de recursos le impiden tener vigilancia. En los últimos años cada adquisición valiosa donada o comprada por la comunidad educativa, incluyendo aires acondicionados, computadores y materiales de trabajo, fue robada o desmantelada sin haber cumplido su propósito. El colegio no tiene agua, apenas un pozo cuya tapa de hierro y concreto estuvo a punto de ser robada también hace unos meses.

A pesar de la precariedad, de la escasez de docentes y tecnología, el colegio ha logrado buenos desempeños en las pruebas nacionales. Hace dos años, Proyecto Lapü, una iniciativa de responsabilidad que lideramos desde ELITE y la Gobernación, lleva a cabo una transformación pedagógica e institucional en el José Eduardo y en otros cinco colegios de La Guajira, que busca introducir el aprendizaje por proyectos y por competencias. Durante el semestre escolar que termina, nuestro equipo acompañó el desarrollo de proyectos de automatización en las aulas, con docentes y con los estudiantes.

Hacer parte de Proyecto Lapu es una experiencia fascinante, retadora y ver los primeros resultados, es conmovedor.
Comparto esta escena grabada por Hernan Mancipe, uno de los ingenieros que acompañó el proceso. Jeifree de grado once explica su proyecto a compañeros de otros grados, quienes al comienzo “se lo gozan” y desafían su presentación. Pero Jeifree se toma en serio su trabajo y se enoja, y continúa su explicación. Lleva semanas investigando y construyendo un sistema de energía solar que genera doce voltios, y permite “cargar un celular” como explica al final.

Quien haya podido visitar o estar en San Juan del Cesar a medio día, soportando el intenso sol y calor, se entusiasmará como nosotros, al imaginar lo que puede lograr una generación que como la de Jeifree tendrá la posibilidad de experimentar y aprender a través de tecnologías que están transformando el mundo. Tecnologías que pueden ser una oportunidad productiva para Jeifree y por qué no, para San Juan del Cesar donde abunda el sol y la creatividad.

 

 

 

Por:
Laura Montoya Vélez
Coordinadora General Proyecto Lapü